20 MINUTOS

Marfil

La Agencia de Investigación Medioambiental (EIA por sus siglas en inglés) ha publicado los resultados sobre tráfico ilegal de marfil. Los datos relativos a Europa demuestran el alto nivel de movimiento ilegítimo que acontece en el viejo continente.

Entre los años 2003 al 2014 se incautaron en la Unión Europea once toneladas de marfil ilegal, frente a tan solo cuatro toneladas constatadas de comercio de marfil legal. Además estas once toneladas ilegales incautadas se calcula que tan solo se intercepta un 10% del comercio ilegal real.

Estos datos indican que en la Unión Europea la mayoría de este comercio se realiza de forma ilegal. En muchos casos la UE actúa como territorio de tránsito hacia otros destinos, sobre todo en Asia, ante las mayores dificultades para el tráfico ilegal de acceder directamente al mercado asiático.

Tan solo las 11 toneladas de marfil ilegal incautadas en la UE implican la muerte de 1.800 elefantes. En España se incautaron 3.814 kilos de marfil ilegal en Madrid, Toledo y Barcelona.

Fallos en los mecanismos de control

El análisis de la EIA indica que en la Unión Europea han fallado los mecanismos de control del tráfico ilegal de marfil, los intercambios de información entre Estados Miembros así como la persecución de los traficantes, convirtiéndose en un territorio atractivo para ellos.

La Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA) y su homóloga internacional, IFAW urgen medidas de coordinación entre las agencias de inspección y control así como una legislación mucho más restrictiva sobre el comercio de marfil tanto en bruto como elaborado.

En el año 2016, en la Conferencia de París de CITES (organismo internacional que se dedica a la regulación del comercio de especies o productos derivados de especies en peligro de extinción) se adoptó una resolución en la que se ecomendaba a los países integrantes de CITES a que cerraran sus mercados al comercio de marfil en bruto y elaborado como única medida eficaz para detener la matanza de elefantes. Países como estados Unidos o China han dado importantes pasos en este sentido.

El pasado mes de mayo la Comisión Europea aprobó una Guía en la que se recomienda a los Estados Miembros incluir una prohibición de re-exportación de marfil en bruto. Esta medida ha sido criticada por estas asociaciones ya que se trata de una recomendación que no es legalmente vinculante y tan solo afecta al marfil en bruto, dejando fuera de su aplicación al marfil elaborado que es el que más ha incrementado su comercio, legal e ilegal, en los últimos años.

El Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales (IFAW) ha iniciado una campaña en la que se solicita a los responsables de la Unión Europea que se introduzca una prohibición legalmente vinculante de comercio de marfil tanto en bruto como elaborado como única forma de simplificar y mejorar los sistemas de control del tráfico ilegal.