EFE

  • El informe, publicado en 'Nature', resume el trabajo de investigadores de la Universidad de Chicago.
  • Los científicos utilizaron una versión "resucitada" de una proteína de 500 millones de años.
  • Esta proteína podía haber tenido 828 versiones alternativas.

Células

Un estudio estadístico de la evolución genética de las proteínas publicadoen la revista Nature subraya la importancia de las mutaciones fortuitas en la formación de los organismos modernos, cuyo desarrollo no siguió el camino más eficiente posible, sino vías seleccionadas por azar.

Investigadores de la Universidad de Chicago, en Estados Unidos, trabajaron con la versión "resucitada" de una proteína de 500 millones de años de antigüedad, que en determinado momento evolucionó para adquirir una función clave en el actual organismo humano.

A partir de una vasta librería en la que se incluyeron todas las variantes genéticas posibles, los investigadores identificaron cerca de 160.000 caminos evolutivos que esa proteína ancestral podría haber tomado.

Entre esas mutaciones, Joe Thornton y Tyler Starr encontraron 828 versiones alternativas de la proteína que podrían haber llevado a cabo igualmente la nueva función, algunas de forma más eficiente que la molécula que acabó siendo una realidad.

"La gente asume que en biología todo está perfectamente adaptado a su función. Pero hemos visto que aquello que acabó evolucionando era solo una de muchas posibilidades que eran tan buenas o incluso mejores", sostuvo Starr en un comunicado de su universidad.

En el mismo marco de trabajo, Starr, uno de los estudiantes de Thornton, creó la técnica estadística que permite analizar las funciones de un gran número de posibles variantes genéticas de una proteína ancestral.

"Tenemos una máquina del tiempo molecular que nos permite ir hacia el pasado. Una vez estamos ahí, somos capaces, al mismo tiempo, de seguir todas las alternativas históricas que podrían haber ocurrido", describió Thornton.