Harry el Sucio, el policía poco respetuoso con la idea de que todos, incluso los criminales, están protegidos por la ley, pasó a la historia por su famosa frase "Alégrame el día". Harry no solía tomarse muy bien cuando algún fugitivo tenía la peregrina idea de pedirle un abogado o reclamarle sus derechos. Ahora, un tribunal de su ciudad, San Francisco, se lo ha puesto todavía más difícil a Harry porque si ese sospechoso fuese un simio también tendría que leerle sus derechos. Tras una larga disputa jurídica, el fotógrafo David Slater y la asociación PETA han llegado a un acuerdo ante ese tribunal para que el 25% de los derechos del selfie que se hizo un macaco crestado de Sulawesi llamado Naruto vayan a proteger su hábitat. En otras palabras, Naruto es propietario de parte de los derechos de autor de la foto.

Seguir leyendo.