R. RIOJA

  • La escolta de la selección española prefiere no hablar de las medallas.
  • Recuerda cuando en el Eurobasket de Polonia, España cayó en la primera fase.
  • España, que hoy juega ante la República Checa, ya está en cuartos del Europeo.

Anna Cruz

Son las actuales subcampeones del mundo, y hace algo menos de un año, solo el enorme poderío de Estados Unidos doblegó a la fantástica selección española femenina, que se llevó una medalla de plata con sabor a oro.

Las de Mondelo suman una alegría tras otra y no faltan a su cita con las medallas desde hace cinco años. Ahora, afrontan el siguiente reto, el Eurobasket que se está disputando en la República Checa, y el comienzo del combinado español no ha podido ser mejor, con dos victorias en dos partidos (ante Hungría y Ucrania) que han hecho que el billete para los cuartos de final esté ya en el bolsillo y que el partido de este lunes (18 horas) ante la República Checa sea intrascendente.

Una de sus grandes estrellas es la escolta barcelonesa Anna Cruz, que atendió ayer a 20 minutos en la jornada de descanso del equipo español.

Dos partidos, dos victorias, y las sensaciones están siendo buenas.
Hasta la fecha vamos bien. Era importante empezar ganando, aunque en el primer partido nos costó un poco, muchos nervios, fue incómodo para nosotras. Pero lo importante era sacarlo adelante y ya estamos matemáticamente en cuartos, muy contentas. 

Importante haber asegurado el pase a cuartos y tener este lunes un partido relajado.
Sí, nos va a servir para seguir creciendo como equipo y buscar buenas sensaciones, encontrarnos en la pista, que todo el mundo rote y preparar el partido de cuartos. 

Después del oro de 2013, el bronce de 2015, y las platas en el último Mundial y Juegos, es complicado no considerarlas como las grandes favoritas.
Nosotras no nos vemos así. Simplemente nos olvidamos de lo que hemos hecho anteriormente y nos centramos en lo de ahora, como te he dicho antes cualquiera te puede dar un susto. No olvidamos el batacazo que tuvimos en el Europeo de Polonia (fueron eliminadas en la fase de grupos, en 2011).

¿Qué equipos ve como los más fuertes?
Los de siempre. Francia, Rusia está muy bien este año, selecciones que van de tapados como Ucrania…
Hay equipos que no tienen tanto nombre como Serbia o Turquía que pueden dar algún que otro susto.

¿Es la medalla de oro el gran objetivo o piensan más en el clásico ‘partido a partido’?
Partido a partido. La idea era llegar a cuartos y ya lo tenemos, a partir de ahí a sacar ese partido como sea. Queremos pensar a lo grande, pero con los pies en el suelo.

¿Qué consideraría un fracaso? ¿Lo sería no subir al podio?
Nosotras no hablamos de eso, es un tema tabú.

A nivel personal, ¿cómo se está encontrando?
Bien, salgo a la pista igual, a aportar todo lo que puedo. Ganas y actitud siempre tengo, intento dar el 100%.

¿Cómo es allí su día a día? ¿Da tiempo a algo más que el baloncesto?
Una vez que llega el campeonato, los entrenamientos disminuyen. Esta mañana hemos tenido mañana libre y hemos dado una vuelta por el pueblo (Hradec Kralove). Desconectar viene bien.

¿Algo que les guste hacer en grupo?
Este año nos hemos aficionado al póker. Empezamos muy bien, pero lo hemos dejado algo de lado ahora, no hay ninguna que sea experta.

La más animada de la concentración es...
Este año me ha sorprendido la nueva incorporación, Bea (Sánchez). Siempre está animando y yo le digo que es una flipada, que no tiene vergüenza.

¿Una promesa si ganan el oro?
No soy de esas cosas, porque lo gafo todo. Prefiero tenerlo en la mente, y luego si pasa, pues ya veremos.