Dennis Wyrzykowski tiene clara su misión: acabar con la pobreza, el crimen y los prejuicios que azotan su comunidad en Boston. Entre las diferentes iniciativas, este antiguo monje de la orden Carmelita Teresianos creó un entramado de sociedades sin ánimo de lucro cuyos ingresos destina a ayudar a la educación de los marginados. “Dale un pez a un hombre y comerá un día. Enséñale a pescar y comerá siempre mientras sirve a su pueblo”, es su mantra.

Seguir leyendo.