Su forma de trabajar es metódica. Ha reconocido no saber nada de filantropía, pero quiere dejar su aportación, así que ha dejado un buzón abierto para que cualquiera le sugiera cómo mejorar lo hecho hasta el momento por otros magnates. Con Blue Origin pone pasión y parte de las acciones que posee en Amazon, que convierte dinero para financiar la carrera espacial. En Amazon, mira cómo Las Esferas, los inmensos invernaderos que serán parte de las oficinas, se construyen desde el despacho y pide que le presenten planes de una manera muy concreta: con una nota de prensa.

Seguir leyendo.