20MINUTOS.ES / EFE

Finalistas de MasterChef

La quinta temporada del concurso de TVE MasterChef ya tiene ganador. El premio al mejor cocinero del programa, y los 100.000 euros en metálico que conlleva, fue para Jorge, quien se impuso en la gran final, emitida este miércoles.

Jorge Brazalez vivió "el partido de su vida" durante una gran final en la que el exfutbolista, de 28 años, se impuso a Edurne y a Nathan con un menú aplaudido por el jurado y por el chef Joël Robuchon, que homenajeó sus "raíces granadinas".

Un gazpacho de chirimoyas, un cordero "Al-Andalus" y un canutillo de ricotta y almendras titulado "El beso de Jorge" constituyeron la apuesta del vencedor de la noche, quien señaló que un antiguo sueño cumplido de jugar en el Atlético de Madrid ha sido "superado por goleada" al ganar la quinta edición de MasterChef.

La primera de todas con una final "a tres" que, desde hace unos días, ha estado rodeada de especulaciones por la emisión de unas imágenes que, supuestamente, daban pistas sobre el que sería el triunfador de esa final, en la que Nathan se quedó a las puertas con un segundo puesto y Edurne quedó en tercer lugar.

Junto a ese trío finalista competían por el ansiado título al comienzo de la noche Elena (cuarto puesto) y Miri (quinto), que intentaron hacerse hueco en una final para la que solo tenía pase directo Edurne, la concursante más veterana en la última fase del concurso, emitida antes de lo previsto —en miércoles y no en domingo—, como el resto de programas.

Antes de que llegara ese momento decisivo, estaban en el aire los dos últimos billetes para el "combate".

Pichón a la brasa

El primero lo consiguió Jorge al elaborar un plato "muy parecido" al propuesto por Paolo Casagrande, jefe de cocina del restaurante Lasarte Martín Berasategui, quien ha marcado los pasos necesarios para que los aprendices copiaran su complejo pichón a la brasa con picada de cítricos.

Solo quedaba la última chaquetilla blanca, disputada en el madrileño hotel Relais & Chateau Orfila, donde los aspirantes cocinaron un menú degustación de seis platos diseñado por Jordi Cruz.

Un desafío gastronómico muy tenso que dio de comer a ocho miembros de la Real Academia de la Gastronomía y en el que destacó Nathan, el tercer y último nombre que se unía a los de Edurne y Jorge para luchar en la temida final.

El duelo definitivo

Rodeados en plató por sus familiares y compañeros, los tres aspirantes al título de mejor cocinero "amateur" vivieron con nervios el duelo definitivo, ese en el que tenían que seducir con sus creaciones el paladar del habitual jurado del programa, compuesto por Jordi Cruz, Samantha Vallejo-Nágera y Pepe Rodríguez.

Y también el de Joël Robuchon, el cocinero más laureado del mundo, elegido en 1990 como "el chef del siglo", que tiene en su haber 28 estrellas Michelín repartidas entre sus restaurantes.

Para semejante combate entre fogones, Jorge —que se emocionó al reencontrarse con su hermano—, ha apostado por un menú "con mucha identidad" que recordaba a sus raíces granadinas, mientras que Nathan apostó por un plato "de vanguardia" y Edurne prefirió recurrir a su "cocina tradicional", a la que aplicó las técnicas aprendidas en los últimos meses.

Tres propuestas personales muy variadas que contentaron tanto al jurado como a Robuchon, y que complicaban la tarea de deducir con claridad el nombre del ganador hasta el momento en que se ha anunciado.

Desaparecía así la intriga de los espectadores al conocer el nombre del concursante triunfador, que presentó el "mejor" de los entrantes, según el chef francés, y que consigiuió alabanzas del jurado por un menú que incluía un plato principal "de diez" y un postre "bien ejecutado".

Gracias a ese esfuerzo se alzó, emocionado, con el trofeo que acredita su victoria y fue galardonado con un premio en metálico de 100.000 euros, así como con la publicación de su propio libro de recetas y una formación gastronómica en la prestigiosa Basque Culinary Center.