Hay algunas cosas en la vida que son muy difíciles de decir, «te quiero» se encuentra sin duda entre las más difíciles. Tanto si va dirigido a una persona con la que has mantenido una relación de amistad durante años como a alguien que acabas de conocer. La verdad es que difícil va a ser siempre, no importa cuánto te prepares para ello. Sin embargo, el hecho de declararse es un paso imprescindible para que una relación funcione. Declararse es comprometerse al cien por cien, ya no hay vuelta atrás. En ese momento le dices al otro no solo que quieres que la relación continúe, sino que quieres dar un paso más allá y formalizarlo. No puedes dejar que el miedo te detenga, es muy frecuente el temor a no estar a la altura de sus expectativas, sin embargo si no te lanzas, nunca lo sabrás. Las palabras «te quiero» conllevan una gran responsabilidad. Cuando te declaras debes estar dispuesto a estar ahí siempre para la otra persona, respetarla, quererla tal y como es, hacerla feliz y apoyarla tanto en los buenos como en los malos momentos. Así lo expresa el famoso dicho: «Hechos son amores y no buenas razones», es decir, no sirve de nada decir que quieres a una persona si después no lo demuestras. Acciones y palabras deben ir de la mano. ¿Cómo saber si es amor lo que sientes? En el momento en el que dejas de fijarte en otras per sonas, que le echas de menos cuando no está a tu lado, cuando piensas que en cada uno de los planes de tu día a día serías mucho más feliz si estuviese a tu lado. Cuando le apoyas y le valoras. Cuando conoces sus defectos y sus pequeñas rarezas y aún así no te importan porque admiras a la persona tal y como es. ¿Cuándo? Lo primero que se debe reflexionar antes de pronunciar un «te quiero» es asegurarse de que es la persona adecuada. Debes preguntarte si realmente eres feliz a su lado y si su compañía te hace ser mejor persona. No se puede tomar a la ligera, en el momento de la declaración tienes que tener en cuenta que, aunque luego no siempre se cumpla, en ese momento quieres pasar el resto de la vida a su lado. Debes declararte con cabeza fría y consciente de tus nuevos deberes y responsabilidades a partir de ese momento. No es demasiado recomendable expresar un sentimiento tan profundo en las primeras citas, cuando el enamoramiento te nuble la mente. Espera que las hormonas se calmen y puedas tener una imagen más clara y real sobre la persona. Tampoco es recomendable esperar demasiado tiempo para decirlo. Si lo sientes, entonces dilo. Esperar hará que cada vez te resulte más difícil, puesto que cada día que quieras hacerlo hará que lo sientas como un desafío que no puedes superar. Si esperas demasiado puedes perder a la persona amada. Sobre todo cuando tu pareja ya te ha expresado sus sentimientos. Nadie quiere estar en una relación en la que no se sienta amado. No estás obligado a decirlo hasta que no estés preparado, pero de igual modo, tampoco debes callártelo o esperar a que la otra persona sea la primera. ¿Dónde y cómo? Muchas personas creen que no es conveniente declararse por primera vez durante un momento íntimo de la pareja, puesto que esto puede parecer que lo estás diciendo únicamente por la pasión del momento. Sin embargo, es importante que la confesión sea en privado, para no ejercer presión sobre la otra persona, y cara a cara, para poder verle después y comprobar si su reacción es positiva o no. Debes tener muy claro que no posees ningún control sobre la reacción de la otra persona. Hay que estar preparado tanto para lo bueno como para un posible rechazo.