El 12 de mayo de 2014 la policía local Raquel Gago se fue después de comer a tomar un té a casa de su amiga Triana Martínez en el piso que la joven compartía en León con su madre. Lo hicieron en la cocina, y Raquel se despidió porque tenía que asistir a un taller de manualidades. Una hora después, Raquel se encontraba en la calle Lucas de Tuy conversando con un vigilante de la ORA cuando apareció Triana y le dijo "tienes el coche abierto".

Seguir leyendo.