20MINUTOS.ES / EFE

Imán de Ripoll

La Policía y la Guardia Civil no tienen constancia de haber recibido ninguna pregunta  de las autoridades belgas sobre el imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty, el instigador de los atentados de Cataluña.

Así lo han indicado fuentes de la lucha antiterrorista en referencia a las afirmaciones del alcalde de la ciudad belga de Vilvoorde, Hans Bonte, quien aseguró el martes que había comunicado a las fuerzas de seguridad españolas sus sospechas sobre el imán, aunque no mencionó a qué cuerpo policial se refería. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, secundó también esta idea. "Según tengo conocimiento no han recibido ninguna comunicación. Lo más importante es que las investigaciones abiertas puedan completarse cuanto antes", dijo.

Abdelbaki Es Satty, considerado el cerebro de los atentados de Cataluña y adiestrador de los terroristas, despertó recelos en la propia comunidad musulmana de la zona, por lo que Bonte decidió expulsarle de la mezquita, y desveló que a comienzos de 2016 se preguntó a las autoridades españolas si tenía vínculos con el terrorismo islámico, algo que ,según Bonte, se negó.

El imán de la población de Diegem, cercana a Vilvoorde, estaba interesado en saber si existían antecedentes policiales sobre el imán de Ripoll, ya que tenía dudas de su historial previo, al no responder además el hombre a preguntas sobre su pasado. "El imán de la vecina localidad de Diegem vino a preguntarnos por él, al vivir en Vilvoorde. Les parecía un hombre extraño, que decía que venía de España porque allí no tenía futuro y que se autoproclamaba imán, aunque no tenía ningún papel para acreditarlo", explicó Bonte sobre Es Satty, que vivió a principios de 2016 en esta pequeña localidad del Brabante flamenco a 12 kilómetros de Bruselas.

"Pese a que no había pruebas ni antecedentes, la comunidad musulmana de la zona decidió expulsarle de la mezquita", explicó Bonte, quien dijo sentirse muy orgulloso porque los musulmanes "fueron los que se dirigieron directamente a la Policía y eso no siempre es así en otros lugares".

El alcalde, que hace unos años convirtió la lucha antiyihadista en bandera de la localidad, dijo que su "método", reconocido incluso por el propio expresidente de EE UU Barack Obama, pasa por implicar a toda la comunidad en la prevención y en la lucha antiterrorista. "La lucha contra el terrorismo solo funciona si se trabaja desde dentro de la propia comunidad. Si todo el mundo confía en el resto", explicó el responsable del consistorio.

Este alcalde tuvo que tomar medidas de choque en 2012, después de conocerse que una treintena de personas de su localidad habían viajado a Siria para unirse a las filas del Estado Islámico (EI).

Contactos permanentes con España

Preguntado sobre si ha estado en contacto con las autoridades españolas o con el Ayuntamiento de Barcelona, Bonte dijo que su Policía local ha estado en contacto "intensamente" en los últimos días con la Policía (sin concretar si con los Mossos d'Esquadra o con la Policía Nacional). "Nos han contactado varias veces y repreguntado. Les hemos dado toda la información que teníamos", añadió.

A propósito de si estaría dispuesto a exportar sus buenas prácticas antiradicalismo a otras ciudades europeas, Bonte señaló que "cada lugar necesita su respuesta a medida", porque "no es lo mismo una ciudad pequeña como Vilvoorde que una gran urbe como Barcelona".

Con todo, se dijo "dispuesto a ayudar" y satisfecho si su experiencia en Vilvoorde, anteriormente considerada un feudo del yihadismo, como el barrio bruselense de Molenbeek, "puede inspirar a otros".

Islamistas critican que no se avisara

El presidente de Comunidades Islámicas de Cataluña, Mohamed El Ghaidouni, ha criticado este miércoles que la Administración del Estado no pusiese en conocimiento de la comunidad musulmana los antecedentes por narcotráfico del imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, figura clave en los atentados de Cataluña.

En declaraciones a Onda Cero, Ghaidouni ha reprochado que, a pesar de recibir visitas continuas de diversas administraciones, no se les avisara de esos antecedentes del imán, que estuvo encarcelado en Castellón entre 2010 y 2014 por tráfico de drogas.

Tras precisar que ha habido "grietas a nivel de seguridad" y para prevenir que vuelvan a cometerse estos "actos bárbaros", ha pedido que se institucionalice la figura del imán porque "cualquiera hoy en día" puede serlo, "independientemente de la formación que tenga". Así, ha solicitado "una reforma estatuaria de la comunidad islámica" para poder estructurar las entidades que les representan y ponerlas en funcionamiento "correcto y controlable".

Una medida que, además, permitiría conocer "la realidad cultural y social del entorno donde están trabajando" y evitaría las dificultades actuales a la hora de "presentar una religión compatible con los valores del país". A su juicio, la contratación del imán no se debe "dejar a mano explícitamente de la junta directiva" de la congregación musulmana, sino que hay que establecer "criterios unificados entre todas las comunidades religiosas de España" para que puedan verificar si los líderes espirituales cumplen o no con los requisitos.