EP

  • El titular de Interior apunta que casi mil inmigrantes lograron cruzar saltando la valla y habla de una "alta presión migratoria" en las ciudades autónomas.
  • Zoido reconoce que la valla de Ceuta ya no cumple su función y habla de una serie de mejoras y reformas en las instalaciones para prevenir los saltos.
  • El ministro comparece en el Congreso a petición de Ciudadanos y PSOE para informar sobre los incidentes de enero y agosto.

Juan Ignacio Zoido

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha señalado que las entradas irregulares en España a través de los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla siguen aumentando en lo que va de año. Si en julio confirmó una subida del 27% respecto a 2016, mes y medio más tarde este porcentaje se ha elevado hasta el 33,1%.

En estos porcentajes se incluyen las entradas tanto por vía terrestre como por vía marítima, aunque, según el ministro, la primera opción es la más numerosa, ya sea a través de dobles fondos de los coches o en saltos a la valla.

Zoido ha dicho que desde enero se ha contabilizado nueve saltos en los que han participado más de 8.950 subsaharianos, frente a los 613 en el mismo periodo del año anterior.

"Los que han conseguido entrar por esta vía en España son casi 1.000 inmigrantes, en su mayoría guineanos y cameruneses", ha apuntado, para a continuación hablar de la "alta presión migratoria" que sufren Ceuta y Melilla, donde las personas cruzan la frontera de forma ilegal de manera "constante". "No son casos aislados", ha señalado.

El titular del Interior ha informado de esta situación durante su comparecencia en la Comisión de Interior del Congreso donde, a petición de Ciudadanos y PSOE, ha informado sobre los incidentes protagonizados en la frontera de Ceuta en enero y agosto.

Acerca de estos episodios, el ministro ha defendido la actuación "profesional y proporcionada" de la Guardia Civil y la Policía Nacional y ha reconocido que hay que hacer modificaciones en las instalaciones de la valla de la ciudad autónoma.

A su juicio, hay quien "cuestiona alegremente la labor de los cuerpos de seguridad" sin conocer los hechos de forma concreta, sin saber la situación que allí se vive y haciendo valoraciones con imágenes, "en algunos casos incompletas".

El titular de Interior ha señalado que el Gobierno "no permanece impasible ni mira para otro lado cuando estas cosas suceden".

Una "remodelación general"

"Tenemos que conocer que los inmigrantes usan herramientas, como mazas, cizallas o ganchos, para fracturar las puertas de la valla, cortar o escalar o arrojar los objetos contundentes", ha aseverado Zoido, quien ha insistido en que, tanto Guardia Civil como Policía Nacional se enfrentan, en la mayoría de ocasiones, "a grupos muy numerosos que intentan por todos los medios acceder al país con esos objetos".

Como medidas para solucionar esta situación, el responsable de la política interior de España ha manifestado que se ha dotado de un helicóptero a la comandancia de Ceuta y que se iniciarán una serie de reformas y mejoras en las instalaciones para prevenir los saltos. Zoido ha reconocido, en este sentido, que la actual frontera "no cumple" con la finalidad para la que fue creada hace décadas.

El ministro considera necesaria una "remodelación general" de las instalaciones, además de aproximar el recinto a la línea del mar, renovar el circuito interno de televisión, reforzar los más de dos kilómetros de valla considerados de "visibilidad reducida" o renovar el dique de El Tarajal, en situación de "deterioro", entre otras acciones. "El diagnóstico está hecho", ha concluido.