Sexo ecológico: 8 consejos para que tu vida íntima no le pase factura al medio ambiente

Sexo ecológico: 8 consejos para que tu vida íntima no le pase factura al medio ambiente

*** Rozila.com Notas de Prensa. Redes Sociales. ***

Hasta hace poco, los chorros de ciertas duchas, eran una de mis fuentes de placer preferidas (ya sabéis a cuáles me refiero, esos pequeñitos que van a máxima presión).

PIXABAY

Sin embargo, no sé en qué momento, caí en que aquello era un gasto de agua potable que, en mi opinión, no podía estar permitiéndome.

Tengo a mi alcance una mano con diez dedos que no gastan ningún tipo de bien del planeta (y además son gratis).

La cosa es que aquello me hizo reflexionar sobre mis hábitos sexuales. ¿Estaba teniendo una vida íntima eco-friendly o, por mucho que intente evitar plásticos y consumos innecesarios en otros ámbitos de mi vida, se me escapaba ese aspecto?

  1. Si la masturbación prefiero dejarla fuera del baño, el sexo en la ducha debería seguir el mismo camino. O, en todo caso, seguir practicándolo, pero con el grifo cerrado. Eso sí, para después, ducharse en compañía, ahorra unos cuantos litros de agua.
  2. Aunque el agua es la más obvia, también podemos aplicarlo a la luz. Si ya de por sí el sexo invita a dejarse llevar por los sentidos, y en ocasiones, disminuir la intensidad puede hacer mucho por el ambiente, el mismo efecto natural lo logran ciertas horas del día sin tener que recurrir a la lámpara.
  3. La mayoría de los lubricantes están hechos a partir del petróleo. La solución más sencilla sería buscar aquellos que no dañen al medio ambiente (lo que incluye también fijarnos en el envoltorio, ya que es donde se añade todavía más plástico).
  4. Aunque en el siglo XIX se dejaron de usar los condones hechos a partir de pieles de animales, no es mala opción volver a los de piel de cordero, que han vuelto a popularizarse. El problema de los convencionales es que, pese a estar hechos de látex, una sustancia biodegradable, suelen llevar químicos para hacerlos más gruesos y resistentes, por lo que no se sabe a ciencia cierta cuánto pueden tardar en degradarse. Además del de cordero se puede optar también por uno libre de estos productos.
  5. Los juguetes sexuales a pilas son cosa de los 90. Ahora los tienes recargables e incluso modelos más avanzados que se cargan con energía solar. También puedes optar por diseños que estén hechos a partir de productos reciclados o incluso hacerte con uno realizado en materiales resistentes y duraderos como la madera o el cristal.
  6. Si al terminar, te has manchado en algún momento, no te limpies con papel higiénico. Usa mejor una toalla. Todo lo que caiga en ella, sale en la lavadora.
  7. Y hablando de manchas y lavadoras, la próxima vez que vayas a comprar las sábanas, evita las de color blanco. Pueden terminar amarillentas si cae algo sobre ellas. Cógelas de algún color para que te duren más tiempo.
  8. Por mucho que pueda gustarnos la lencería erótica, estamos contribuyendo a contaminar el planeta ¡para una actividad que hacemos desnudos! ¿Por qué no usar fruta, chocolate derretido, yogur o nata para dibujar ropa en el cuerpo? Lo bueno es que también forma parte del juego (y nos sirve a modo de picoteo).

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

Publicado en Amor.

Leave a Reply