Qué beber y comer para aguantar la ola de calor

Qué beber y comer para aguantar la ola de calor

*** Rozila.com Notas de Prensa. Redes Sociales. ***

LA GULATECA

Helado Rosa

En verano hace calor. Más en agosto y en ciertas zonas. De ahí que las noticias e histerias sobre olas de calor que se repiten cada año siempre resulten tan repetitivas y un tanto cansinas.

También los consejos obvios para evitar sustos -evitar horas de máximo calor, hidratarse, ojo con la actividad física fuerte...- que llenan titulares y pantallas de televisión.

Pese a ello, alimentarse bien con estas temperaturas es especialmente importante. De nuevo, el sentido común es suficiente (frutas, vegetales, mucha agua...) pero por si alguien busca inspiración para vencer la pereza y el calor y preparar algo rápido en casa, aquí van algunas ideas que hemos rescatado de nuestro recetario veraniego.

Sopas y cremas frías

Un clásico del verano especialmente interesante cuando aprieta el calor y una forma diferente de comer vegetales. Además de los gazpachos en todas sus variedades y el estupendo salmorejo, una sopa fría de apionabo con calabacín o una muy refrescante de melón y pepino siempre funcionan.

Ensaladas

Tampoco descubrimos nada al hablar de ensaladas como remedio contra el calor. La de toda la vida -¿la aliñas correctamente?- está muy bien, pero hay margen para muchas más ideas. De entrada, prueba a introducir nuevos ingredientes como la fruta o los vegetales crudos, juega con diferentes ensaladas de pasta o prueba a usar como base cereales como el bulgur, la quinoa o el cuscús. Para comer en casa o llevarse a la playa o piscina

Zumos y refrescos caseros

Con el calor hay que beber, claro. Pero no cualquier cosa. Por mucho que apetezca una caña bien fresquita, el alcohol deshidrata y los refrescos repletos de azúcar tampoco son buena idea.

¿Alternativas? El agua. ¿Te aburres? Agua con gas, hielo y limón. ¿Algo más exótico? Zumos caseros o un refresco tan sencillo como licuar un poco de sandía y añadir agua con gas y un poco de limón y jengibre. O una limonada casera, que se prepara en un momento y con un poco de té frío queda muy original. Esto sí que es hidratarse.

Helados

Otra idea que seguro que a nadie se le había ocurrido: darle a los helados para combatir el calor. Pero no hablamos de helados industriales de esos mágicos que ni siquiera se deshacen con el calor, sino de helados caseros hechos con frutas.

Nada más fácil que preparar un helado de plátano al que podemos añadir cualquier otra fruta de temporada y que además queda muy cremoso sin necesidad de usar una heladera ni pasarse horas removiendo la mezcla en el congelador. Muy refrescantes también estos polos de sandía que podemos tunear como más nos guste pero que, sobre todo, son una forma diferente de comer fruta ahora que hace mucha falta.

Publicado en Gastronomia.

Leave a Reply