Evitar aglomeraciones, higiene ambiental y controles médicos: así comienza la vida en casa de un bebé prematuro

Evitar aglomeraciones, higiene ambiental y controles médicos: así comienza la vida en casa de un bebé prematuro

*** Rozila.com Notas de Prensa. Redes Sociales. ***

LOLITA BELENGUER

Bebé

Los bebés prematuros y en especial los grandes prematuros —nacidos antes de la semana 27 de gestación— precisan "cuidados especiales dentro y fuera de casa durante los primeros dos años de vida porque pueden presentar secuelas a medio y largo plazo".

Así lo explica a 20minutos.es la jefa del Servicio de Neonatología Hospital Universitario La Fe de Valencia, María Isabel Izquierdo Macián. Estos bebés que nacen antes de lo esperado y pasan ingresados en el hospital sus primeras semanas e incluso meses de vida, tiene una mayor predisposición a desarrollar problemas respiratorios, neurológicos y digestivos, principalmente.

Cuando llegan a casa, sus padres y demás familiares muchas veces se enfrentan por primera vez a situaciones en las que anteriormente tenían a mano a un profesional sanitario que podía ayudarles. El neonatólogo del Hospital Virgen de la Macarena de Sevilla, Pedro Jiménez, señala que "el cambio es brutal" al salir del hospital y llegar a casa. "Los niños se tienen que acostumbrar a los nuevos sonidos, echan de menos los ruidos de las máquinas y las voces del centro médico", explica. Por eso, "es fundamental que los padres tengan un contacto constante con los bebés, les acaricien, hablen y cuiden todo el tiempo", sostiene Jiménez, que participa en Neostart, un proyecto que aúna a padres y profesionales de la salud para buscar ideas innovadoras que mejoren la existencia de los prematuros.

Para evitar complicaciones, Izquierdo Macián subraya la importancia de mantener "una higiene ambiental libre de humos". Es conveniente asimismo "evitar aglomeraciones" y "no conviene" que tengan contacto con muchos niños, especialmente en edad preescolar (excepto lo hermanos). Los neonatólogos inciden en "lavarse la manos" antes de tocar a los bebés y "no toser" cerca de ellos.

Si en casa hay hermanos mayores escolarizados, esto es "una fuente de posibles contagios". Para evitarlos, estos luchadores reciben una vacuna mensual para prevenir la bronquiolitis durante el periodo epidémico (de octubre a marzo). Al mismo tiempo, los médicos instan a sus progenitores, cuidadores y personas del entorno a vacunarse de la gripe para evitar contagios y a los hermanos cumplir con el calendario de vacunación.

Evitar burbujas

"Pueden salir a la calle, el paseo matutino y vespertino es estupendo. No tenemos que perder el norte ni criarles en una burbuja, hay que intentar llevar una vida normal y disfrutar de ella, pero teniendo en cuenta por ejemplo que hay que evitar ir a sitios cerrados muy concurridos y el contacto con personas que presenten cuadros infecciosos", coincide Jiménez.

Los bebés prematuros tienen también riesgo de sufrir hemorragias cerebrales, por lo que su desarrollo neurológico es controlado por el especialista para detectar posibles problemas a tiempo. Del mismo modo, se sigue de cerca el estado de su sistema neurosensorial (audición y visión).

"Son niños muy complicados, sus primeros seis meses de vida son muy complicados y hay que estar muy encima de ellos hasta la edad escolar (6 años)", afirma la pediatra. "Pero poco a poco consiguen desarrollar una vida normal, cada vez más hay niños sin secuelas gracias a los avances de la medicina", comenta. En España, el 55,7% de los bebés nacidos en la semana 25 logran sobrevivir sin secuelas graves, según el primer estudio sobre mortalidad de los recién nacidos, realizado en 2014.

Masificación en atención temprana

Los cuidados de bebés prematuros "dependen de las necesidades de cada niño", pero por lo general también incluyen terapia de atención temprana, donde se trabaja la estimulación precoz, la psicomotricidad y la rehabilitación, entre otras áreas. Jiménez destaca "el gran trabajo" de la sanidad pública pero lamenta que los servicios de atención temprana estén "masificados", lo cual "obliga a que muchos padres combinen la atención pública con la privada", maniene. Sobre el seguimiento en consultas externas, Jiménez agrega que hoy en día es "muy interdisciplinar —hasta 5 o 6 profesionales de diferentes especialidades— y más cercano".

En España, la Sociedad Española de Neonatología recomienda un programa de seguimiento hasta la edad escolar en el que participan múltiples especialistas (neonatólogos, neurólogos, oftalmólogos, neumólogos, psicólogos, rehabilitadores, otorrinolaringólogos…), por lo que tras el alta "debe acudir con frecuencia al hospital para vigilar el correcto desarrollo de estos niños en todas las áreas y detectar de forma precoz posibles problemas", añade Ester Sanz, neonatóloga del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

Cuando llegan al colegio, algunos de ellos presentan complicaciones en el desarrollo del lenguaje o en el aprendizaje de matemáticas, pero también los hay incluso "más listos" que los que nacieron a término y "más movidos, por toda la estimulación recibida", subraya Izquierdo.

En cuanto a la alimentación, "si presentan problemas respiratorios, tendrán un mayor consumo energético", cuenta Izquierdo. En cualquier caso, señala que ha de ser "pautada por el pediatra". "Para evitar las infecciones respiratorias, se recomienda la alimentación con lactancia materna hasta los 6 meses y que posteriormente se introduzcan otros alimentos complementarios, manteniendo la lactancia materna hasta los 2 años o hasta que la madre y el niño lo deseen. En caso de no disponer de lactancia materna, se recomienda inicialmente alimentarlos con fórmula de prematuros. Además los bebés prematuros reciben suplemento vitamínico y frecuentemente de hierro", agrega Sanz.

Publicado en Salud.

Leave a Reply