“No lo voy a poner a cargar todavía, tengo mucha batería” o “¡no lo cargues toda la noche!”, son muchas de las frases que todavía se escuchan relacionadas con la carga de los móviles. ¿Qué hay de cierto y qué hay de mito? El temido efecto memoria que afectaba a las baterías de los primeros móviles pesa todavía precisamente en nuestras memorias (analógicas), pero ya no tiene impacto en los móviles modernos. Aquel efecto obligaba al usuario a completar los ciclos de carga -es decir, asegurarse que la batería estaba completamente descargada antes de volver a cargar-, pero esto ya no es necesario. De hecho, no es recomendable. ¿Cómo se puede optimizar la vida de la batería?

Seguir leyendo.