Cuando escuchamos la palabra domótica es fácil imaginar un hogar en el que, con un par de palmadas, se levantan las persianas y la cafetera se enciende sola, pero esta estampa futurista de la tecnología aplicada al hogar se queda en la anécdota. La realidad de la domótica es mucho más tangible y cercana al bolsillo de todos, y de hecho, un simple adaptador de 35 euros, que es una de las estrellas en ventas en Amazon, nos abre la puerta a un ahorro en nuestra factura energética a fin de mes.

Seguir leyendo.