No hace tanto, un uso no autorizado de la conexión a internet podría fácilmente pasar desapercibida al no haber un número de equipos muy elevado conectado a la red. Sin embargo, en la era de los móviles, tabletas y demás dispositivos accediendo a la red, una conexión adicional nos puede tirar abajo la conexión. El acceso no autorizado a las redes inalámbricas es muy común, y lo peor del asunto es que en la mayoría de las ocasiones no se detecta. 

Seguir leyendo.