Faltan apenas 24 horas para la presentación del nuevo iPhone. Algunos fotógrafos y cámaras todavía no saben si podrán entrar al evento porque Apple cuida con gran celo todos los detalles de esta presentación, que abrirá al público por primera vez las puertas de un edificio esencial para su futuro, cuya construcción se ha espiado con drones mes a mes y cuyo acabado todavía está en curso.

Seguir leyendo.