La preocupación comienza cuando el indicador del móvil comienza a rozar la mitad. La ansiedad se siente alrededor del 30%. A partir de ahí, la búsqueda desesperada de un enchufe tiene unos síntomas similares a los de un adicto a una sustancia prohibida. La autonomía del móvil se ha convertido en una obsesión.

Seguir leyendo.