Se acerca el verano y con él las preocupaciones sobre si se queda la casa a buen recaudo en nuestra ausencia. Los más concienciados no dudan en contratar alarmas conectadas a centrales de seguridad, pero se trata de una solución que obliga a una suscripción que, a la larga, puede no traer a cuenta. Las alarmas conectadas, además, cuentan con escasas opciones de personalización por parte del usuario y todo pasa por un sistema centralizado que avisa en caso de robo. Ahora bien, cada vez son más los sistemas de seguridad sin necesidad del pago de mensualidades y que pueden ser gestionados a través del móvil. Destacan, en este sentido, las cámaras de seguridad inteligentes; cada vez más versátiles y potentes y que muestran en todo momento lo que sucede en el domicilio en nuestra ausencia. Se trata de dispositivos que no requieren de suscripción y que ofrecen un gran valor añadido al usuario.

Seguir leyendo.