El periodismo está amenazado, pero tiene un gran futuro si va en busca del lector y cambia de modelo de negocio, que no será ninguno de los que existen ahora. Esas son algunas de las reflexiones que Antonio Caño, director de EL PAÍS, ha realizado este sábado en Lisboa, donde ha sido invitado al aniversario del diario portugués Público para hablar del futuro del periodismo en la era digital. Una era, según Caño, de mucho ruido y donde todas las opiniones tienden a valer igual.

Seguir leyendo.