Un hispano de Florida prometió licencias y permisos de trabajo a inmigrantes: robó su dinero y los deportó

Un hispano de Florida prometió licencias y permisos de trabajo a inmigrantes: robó su dinero y los deportó

A principios de 2018, una mujer pospuso su tratamiento de cáncer, de esta forma podría pagarle a Elvis Harold Reyes más de USD $4,000, para solucionar su situación como inmigrante y poder estar legalmente en Florida.

Ella era sólo una de los cientos de inmigrantes que acudieron a Reyes para licencias de conducir y permisos de trabajo. Él se presentaba como filántropo, abogado y pastor, quien había aprendido las leyes de inmigración como un ex agente del FBI quien retribuyó algo a la comunidad a través de su ministerio sin fines de lucro.

En cambio, de acuerdo con el fiscal, estaba dirigiendo “una vida de fraudes y estafas”, que llevó a sus víctimas a la ruina financiera -incluso causó que algunos fueran deportados, según informa el portal Infobae.

Por lo anterior, el lunes Reyes, de 56 años, fue sentenciado a más de 20 años en la prisión federal, después de declararse culpable de docenas de cargos relacionados con un plan sofisticado para estafar a los inmigrantes, al archivar documentos fraudulentos de inmigración e interceptando comunicaciones de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EEUU para encubrir el fraude, todo mientras robaba cientos de miles de dólares.

En una audiencia de sentencia realizada el lunes, decenas de víctimas de Reyes hablaron sobre el dolor que les causó a sus familias. Asimismo, Carmen Sánchez dijo que su hijo fue deportado a México después de pagarle a Reyes para asegurar la ciudadanía de su familia.

“Cuando nos quejamos con Reyes, dijo que iba a llamar a las autoridades para que fueran a nuestras casas a buscarnos”, dijo Sánchez, Tampa Bay Times reportó. “Jugó con nuestras esperanzas y sentimientos”.

Su plan se remonta aproximadamente al 2016, de acuerdo con los fiscales, pero quizá comenzó incluso antes. Ese año, Reyes, quien vivía en Brandon, Florida, comenzó a promocionar servicios de inmigración a la comunidad inmigrante de habla hispana cerca del área de Tampa Bay. Estableció un ministerio sin fines de lucro, EHR Ministries, Inc., para atraer a sus víctimas “para confiar en él y no dudar de sus servicios caros,” dijo el fiscal.

En el sitio web y página de Facebook del ministerio, Reyes describió la supuesta caridad como una “organización religiosa sin fines de lucro, registrada como una organización 501 (C) 3 con el Servicio Interno de Ingresos” y un “proveedor certificado de servicios de migración”.

De igual forma, Reyes posteó fotos de dos títulos falsos que colgó en su pared: un falso Licenciado en Ciencias por la Universidad de Bridgeport y un falso título de abogado de la Facultad de Derecho de la Universidad de Connecticut. De acuerdo con los emails presentados como evidencia, ninguna escuela tiene registro alguno de la graduación de Reyes.

Cuando los inmigrantes y sus familias contactaron a Reyes en búsqueda de ayuda para resolver su ciudadanía legal, Reyes les prometió licencias de conducir seguras y permisos de trabajo por USD $5,000 dólares.

Pero en lugar de iniciar un legítimo proceso legal, le pidió a las víctimas firmar formularios en blanco y después, creó fraudulentas solicitudes de asilo sin informar a sus clientes lo que le estaba diciendo a los oficiales de inmigración.

Esos formularios, que reclamaban a sus clientes tener temores creíbles de regresar a sus países natales, automáticamente iniciaban entrevistas y audiencias. Pero Reyes adjuntó información inexacta de contacto, de modo que podría interceptar todas las comunicaciones de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EEUU y la corte. Cuando los inmigrantes no se presentaban a las entrevistas de requisito y citas en la corte, automáticamente comenzaban los procesos de eliminación.

Fue así como Reyes llenó al menos 225 formularios fraudulentos y robó alrededor de USD $411,868, de acuerdo con los fiscales.

En consecuencia, seis víctimas de Reyes fueron deportadas y otras seis recibieron órdenes de remoción en ausencia, según los registros de la corte. Una clienta, quien está casada con un norteamericano, podría no obtener su ciudadanía legal debido al fraude de Reyes.

“Algunos clientes-víctimas han perdido los ahorros de todas sus vidas y no hay forma de estimar los millones de dólares que cada víctima va a tener que invertir para intentar deshacer el daño que Reyes causó en su situación como inmigrantes,” agregaron los fiscales en un memorándum.

Sin embargo, debido a los retrasos en el sistema de inmigración, por años pasó desapercibida la estafa de Reyes y algunos de sus clientes obtuvieron licencias de conducir y permisos para trabajar antes de que los documentos fraudulentos fueran descubiertos por las autoridades. Algunas de sus víctimas pasaron años haciendo sus vidas en Florida sin darse cuenta de que estaban siendo robados y potencialmente preparados para ser deportados.

En consecuencia, para el momento en el que el fraude fue descubierto, algunas de las víctimas se enfrentaron a una desesperación financiera y a complicaciones insuperables de inmigración.

“Para inmigrantes en situación vulnerable que luchan por obtener un lugar en un país nuevo, la pérdida repentina de USD $5,000 puede ser catastrófica” dijo el fiscal.

Mientras tanto, Reyes gastó el dinero que obtuvo de los inmigrantes en un “estilo de vida lujoso” que incluía ropa de diseñador, tratamientos de spa, muebles y joyería cara, añadieron los fiscales. Pagó la renta de su novia y le dio una “pensión” por USD $500 mensuales. En fotos, Reyes presumía los fajos de billetes que obtenía de sus clientes inmigrantes.

Por consiguiente, cuando las víctimas se dieron cuenta de la estafa, los amenazó, dijeron los fiscales. Reyes envió mensajes alardeando sobre entregar a sus clientes a las autoridades de inmigración.

“Reporté el incidente a ICE, les di sus direcciones y ellos hicieron el resto,” escribió en un mensaje presentado como evidencia del caso. “Les enseñé a no meterse conmigo… ICE cateó su casa… se los llevó a todos”

En otro mensaje, Reyes llamó a sus víctimas “pedazos de basura” y “gente estúpida.”

En mayo de 2019, una investigación publicada por Univision Tampa Bay, se expuso la estafa de Reyes y apresuró una investigación oficial sobre la práctica del abogado impostor. Para ese entonces, las autoridades de inmigración se dieron cuenta de un patrón en los formularios hechos por Reyes, añadieron los fiscales.

De acuerdo con las autoridades, Reyes tenía antecedentes penales que incluían 12 condenas por fraude de cheques e instrumentos monetarios y siete por hurto mayor. Previamente fue sorprendido firmando cheques alterados para comprar una casa, usando el número de seguridad social de otra persona para obtener un préstamo y así, firmar cheques para sí mismo usando una chequera robada.

El lunes, la Jueza Federal Virginia Covington sentenció a Reyes a 20 años y 9 meses en prisión federal, seguido de 36 meses de libertad supervisada.